lunes, 15 de julio de 2013

Ritos funerarios cristianos


Ritos funerarios cristianos

Los adventistas creen que la muerte es como lo declara Eclesiastés 9.5: «los muertos nada saben». Esta ideología sostiene que una persona no tiene forma consciente de existencia hasta su resurrección, la cual se dará en la ocasión de la segunda venida de Jesús (en el caso de los justos) o luego del milenio de Apocalipsis 20 (en el caso de los impíos). Esto significa que el infierno no existe en nuestros tiempos presentes, ni existirá después de la segunda venida de Cristo, sino que los impíos serán destruidos para siempre luego del milenio descrito en Apocalipsis 20. (Esa es la muerte segunda de la que habla el texto del Apocalipsis, la verdadera muerte). Infierno viene del griego infer (‘debajo’), por lo tanto el infierno sería lo mismo que el Hades griego, o simplemente, el sepulcro.
Por lo anterior también se oponen a la doctrina del purgatorio, sostenida por la Iglesia católica, que señala que los muertos que no tienen pecados mortales sin perdonar pasan por un estado de purificación antes del Cielo. Sostienen que la Biblia enseña que sólo Dios es inmortal (1 Tim. 6.16) y que los seres humanos, separados de Dios, están sujetos a la muerte. Jesús enseñó que «la muerte es un sueño» (Juan 11.11-14) que termina en una de las dos resurrecciones: una resurrección para vida o una resurrección de condenación (Juan 5.28-29).
Los rituales funerarios en la religión cristiana abarcan un amplio campo de la tradición y la costumbre, pero simple o lujoso, estos marcan la finalización de la vida temporal, la transición a la vida eterna, la comodidad para el presente y la esperanza para el futuro.

Velatorio
El velatorio implica preparar el cuerpo para el entierro lavándolo y envolviendo o vistiéndolo. Ya sea debido a la preocupación por animales carroñeros, espíritus malignos o diagnóstico erróneo y renacimiciento repentino, los muertos nunca fueron dejados solos desde el momento de la muerte hasta el entierro. Las luces se mantenían prendidas (fuegos o velas) y alguien se sentaba al lado del cuerpo todo el tiempo, comúnmente rezando por el alma del difunto. Un velorio irlandés real podía durar tres días, mientras amigos cercanos y vecinos llevaban comida y bebida, realizar tareas para el duelo y socializar entre sí. En los tiempos modernos la función protectora del velorio hogareño ha sido suplantado por la remoción a una casa funeraria para la preparación, pero elaspecto social continúa. Este ritual complejo es explicado e inmortalizado en la balada irlandesa de comienzos de siglo “Finnegan’s Wake”.

Visualización o vigilia

Una vez que el cuerpo está preparado, puede ir a exhibición. Esto comúnmente ahora se hace en una casa funeraria y se lo llama visualización. Los amigos, conocidos y socios de negocios pueden ir a presentar sus respetos finales al difundo y ofrecer condolencias a la familia. Una visualización de un alto funcionario público o una celebridad puede ser abierto al público general, con una gran ceremonia e incluso supervisión militar o policial, como para el Presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy. El cajón puede estar abierto, o puede estar cerrado, con una foto o un retrato del difunto sobre o al lado de este.

Servicio religioso

Los servicios religiosos para los muertos van desde un simple servicio con lecturas de la Biblia, salmos y rezos, hasta la pompa y la participación de la misa funeral católica. Puede realizarse de acuerdo a una fórmula estricta o secularizado hasta cierto punto mediante lecturas de literatura y poesía. Este termina con el cajón siendo cargado desde la iglesia y llevado hasta un cementerio para el entierro.

Servicio junto a la tumba

El servicio junto a la tumba es el último rito de la tradición de funerales cristiana. El sacerdote que preside puede encomendar el cuerpo a la tierra con la popular frase del Libro de Oración Común (1662), "ceniza a ceniza, polvo a polvo", basado en el Génesis 3:19 de la Biblia (versión del rey Jacobo), "Polvo eres y polvo serás". Los deudos pueden colocar flores o recuerdos en la tapa del cajón. El cajón es descendido hasta la tumba y esta es llenada.
 
Sin importar su cultura u origen étnico, los testigos de Jehová rechazan tajantemente cualquier tradición que esté relacionada con la creencia de que los muertos están vivos y pueden influir en la gente. Costumbres tales como los festejos funerarios, los aniversarios fúnebres, las ofrendas a los muertos y los ritos de viudez son inmundas y ofensivas para Dios.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada